Ponencia sobre mobiliario en Barcelona

Nuestros investigadores Gemma Ruiz y Mariano Cecilia impartirán la ponencia “El arte de la talla en el Sur de la Corona de Aragón: el mobiliario de las élites religiosas y  civiles durante la Edad Moderna” en las Jornadas: Moble: territori, tradició i nova artesania que tendrá lugar en el Museu del Disseny i Fundació Ramon Pla Armengol de Barcelona los días 4, 5 y 6 de mayo de 2023, organizadas por la Associació per a l`estudi del Moble.

Programa de las jornadas

Nueva atribución del San Miguel de orihuela


El Dr. Pablo López Marcos ha publicado los resultados de un importante trabajo de investigación en la revista Atrio de la Universidad Pablo Olavide (Sevilla) sobre la tabla renacentista de San Miguel Arcángel conservada en el Museo Diocesano de Arte Sacro de Orihuela, uno de los principales ejemplos de pintura renacentista en España. En esta publicación se realiza una revisión historiográfica sobre la obra objeto de estudio y presenta una novedosa propuesta atributiva legada a un ambiente pictórico que no había sido considerado hasta el momento, como era la pintura del centro-norte de Italia que alcanzará España en un segundo momento. En concreto, se atribuye la pieza al entorno del maestro Francesco del Cossa.

López Marcos, Pablo. 2021. «Nuevas Consideraciones Sobre La Tabla De San Miguel Del Museo Diocesano De Arte Sacro De Orihuela». Atrio. Revista De Historia Del Arte, n.º 27 (diciembre). Sevilla, España:10-29.

nuevo estudio sobre la Virgen del cabildo de la catedral de orihuela

 “La Virgen del Cabildo de la Catedral de Orihuela: ritos, usos y prácticas ceremoniales”, es el título de la nueva publicación de los investigadores Gemma Ruiz y Mariano Cecilia. Un trabajo publicado en Estudios de Platería de la Universidad de Murcia donde se analiza y documentan las ceremonias asociadas al culto de esta imagen en la sede catedralicia de Orihuela.

La escultura en plata de la Virgen del Cabildo Catedralicio de Orihuela es una singular pieza de platería magistralmente ejecutada por Miguel de Vera, el orfebre de mayor calidad artística durante el siglo XVI en el Sureste español. Durante toda la Edad Moderna esta imagen fue protagonista de distintas prácticas ceremoniales tanto ordinarias como extraordinarias, merced a su diseño que permitía su adaptación a distintas iconografías de la Virgen y, por tanto, su servicio durante todo el año litúrgico en la Catedral de Orihuela.

nUEVO ARTÍCULO DE INVESTIGACIÓN: ROGATIVAS PRO – PLUVIA EN LA CATEDRAL DE ORIHUELA

Los historiadores Gemma Ruiz y Mariano Cecilia han publicado un nuevo trabajo de investigación en la revista científica Espacio, Tiempo y Forma, de la UNED centrado en el estudio de la sequía en el siglo XVII en el Sur Valenciano a través del análisis de las rogativas pro – pluvia celebradas en la Catedral de Orihuela. En el siguiente enlace puedes consultar este artículo:

http://revistas.uned.es/index.php/ETFVI/article/view/29590/24235

“La dIABLESA” DE NICOLÁS DE BUSSY

El grupo escultórico de La Insignia de la Cruz, también conocido como “la Cruz de los Labradores”, popularmente “la Diablesa”, que se conserva en la ciudad de Orihuela, representa uno de los ejemplos más impactantes de las esculturas alegóricas en España. El estudio de esta extraordinaria obra escultórica del barroco español, se ha realizado bien desde la óptica documental, o la estrictamente material y artística.  En un reciente trabajo de investigación publicado en la revista Atrio de la Universidad Pablo Olavide de Sevilla, se contextualizó la pieza con la función religiosa para la que fue encargada en 1694 y ejecutada un año después, la procesión de Viernes Santo en la tarde, y se analizó el grupo escultórico desde todas sus vertientes, para conocer los valores culturales que intrínsecamente conserva la pieza desde la perspectiva histórica y artística vinculada a la máxima expresión de la religiosidad popular de nuestro país, las celebraciones públicas de Semana Santa.

En este enlace puede consultar el artículo de investigación: La alegoría procesional en el Barroco: “La Diablesa” de Nicolás de Bussy.

LA PINTURA RENACENTISTA EN LA ANTIGUA DIÓCESIS DE CARTAGENA (1514 – 1570)

La tesis doctoral del Dr. Pablo López Marcos, “La pintura renacentista en la antigua diócesis de Cartagena (1514 – 1570), defendida recientemente en la Universidad de Murcia, ya se puede consultar en abierto en el repositorio institucional Digitum.

Este interesante trabajo de investigación ha puesto orden a la pintura del Renacimiento en los territorios de la actual diócesis de Orihuela – Alicante, obispado de Cartagena y Albacete, gracias al análisis documentado de los distintos pintores establecidos en Murcia durante el siglo XVI. Un estudio imprescindible para conocer el arte del Renacimiento en el Sureste Español.

Si estás interesado en su consulta en este enlace la podrás visualizar La pintura renacentista en la antigua Diócesis de Cartagena (1514 – 1570).

Lectura de tesis doctoral

La pintura del Renacimiento en los antiguos territorios de la diócesis de Cartagena ha sido objeto de estudio en los últimos cinco años

El próximo viernes, 17 de septiembre de 2021, a las 12 horas tendrá lugar en la Universidad de Murcia (aula de conferencias de la Fundación CajaMurcia) la lectura de la tesis doctoral de nuestro colaborador don Pablo López Marcos (Museos Municipales de Florencia), que lleva por título “La pintura renacentista en la antigua Diócesis de Cartagena: 1514-1570”, dirigida por los profesores Manuel Pérez Sánchez y Mariano Cecilia Espinosa.

¿Quién es Hernando de Llanos?

Hernando de Llanos es el principal pintor localizado en los territorios de la antigua Diócesis de Cartagena durante el siglo XVI. Aunque su presencia en el territorio murciano (y oriolano) será alternada con estancias en Valencia -ciudad de la que nunca se separará a nivel de residencia- la  influencia que Hernando aportará a la pintura será fundamental para el posterior desarrollo de las artes a nivel local. 

La primera referencia documental donde aparece citado el nombre del artista proviene del archivo de la catedral de Valencia. Se trata -nada mas y nada menos- del contrato para la realización de las célebres puertas que protegían el relicario del altar mayor de la seo valenciana. Este retablo se forma por doce majestuosos paneles de madera donde se representaban las escenas de la vida de Virgen. Pero Hernando no realizará este importante cometido en solitario, los trabajos serán compartidas -en igualdad de condiciones- con otro importante artista renacentista: Fernando Yáñez de la Almedina. El binomio creado por ambos pintores -coloquialmente como los Hernandos– marcó un hito en la pintura española por su alto contenido leonardiano

El misterio que rodea la figura de los Hernandos proviene principalmente de este punto. ¿Cuál de los dos pintores fue efectivamente el Ferrando Spagnolo que citan los documentos florentinos? Para responder a esta pregunta primero nos debemos de meter en situación. A mediados del siglo XVIII un historiador italiano, Giovanni Gaye, publicó una interesantísima nota de archivo donde se hacia referencia a un pintor de origen español que estaba colaborando activamente con Leonardo da Vinci en la decoración del salón grande de la Señoría en la capital toscana. El tema seleccionado por el gonfalone Pier Soderini era el de la Batalla de Anghiari, un lucha de gran contenido simbólico para el gobierno de la república fiorentina de principios del siglo XVI, un periodo en el que los Médicis se encontraban desterrados de la ciudad. Tras una periodo de preparación de la pintura (cartón preparatorio del posterior fresco) entre 1503 y 1505, Leonardo y sus colaboradores pasarán a trabajar sobre el muro, donde entra en juego el citado Ferrando Spagnolo. Sin embargo, el genio de Leonardo -y sus innovaciones en materia pictórica- no fueron suficientes para culminar satisfactoriamente el encargo. La técnica elegida por el maestro toscano se manifestaron no apropiadas y el uso de ceras y pigmentos oleosos provocó una rápida oxidación que conllevo inevitablemente a abandonar la obra en un estado prematuro: solo se había esbozado su parte central con el tema de la lucha de los estandartes. Tras su fracaso, Leonardo abandonará Florencia para volver a Milán antes de la conclusión del año 1505, mientras que Ferrando se trasladaría a Roma, donde entraría en contacto con los canónigos de la catedral de Valencia, y a partir de 1506 se mudará a la capital del Turia en busca de su gran encargo. 

En este punto debemos hacer un paréntesis. La figura de Hernando de Llanos es un descubrimiento relativamente reciente. Hasta 1893, fecha de la publicación del contrato de las puertas de retablo mayor por parte de Roqué Chabás, la critica histórica conocía la existencia de un único pintor de ascendencia leonardesca localizado en España durante los primeros años del siglo XVI. Esto, unido a la poca obra atribuible a Llanos que se conserva en la actualidad, provocó a su vez que gran parte de las mejores piezas conservadas recayeran inevitablemente sobre la figura de su tocayo y colaborador, Yáñez de la Almedina. A caballo entre los siglos XIX y XX historiadores como Karl Justi o Emile Bertoux trataron de dividir las doce tablas valencianas a partir del análisis de las piezas conservadas en Cuenca -correctamente atribuidas por Ceán Bermudez a Yáñez de la Almedina en solitario-. Sin embargo estos historiadores no consideraron la posibilidad -ya expuesta en 1954 por Garin Ortiz de Taranco- de un trabajo conjunto de ambos autores. Y es que tras la culminación de las tablas del altar mayor exigen hasta tres documentos (rescatados y publicados por Gomez – Ferrer y Corbalan de Celis) que certifican que la colaboración entre ambos pintores continuaría: en 1509 se comprometen a realizar un retablo para los plateros valencianos; en 1511 un retablo para la familia Borja en Játiva; y en 1513 pagan la tacha real como miembros de un único taller. Esto, unido a que Hernando nunca abandonará definitivamente Valencia -al menos hasta 1517 cuando todavía se declara residente en esta ciudad- y a que Yáñez se encuentra documentando en su Almedina natal trabajando en su altar mayor en 1518, invita a pensar que la colaboración entre ambos continuara y diera lugar a importantes obras en la actualidad atribuidas exclusivamente a Yáñez.

Dicho esto, la presencia de Llanos en Murcia se documenta desde 1514, momento en el se pondrá al servicio de Concejo de la ciudad para la realización de dos obras de carácter menor como eran el mapa del Mar Menor y la decoración de las puertas del Puente y de la Aduana. En este primer periodo en la capital del Segura también realizará los Desposorios de la Virgen, obra cumbre en su carrera en solitario y que actualmente se conserva en el Museo de la Catedral de Murcia. Como se ha dicho precedentemente, en 1517 se declara residente en Valencia, tras lo cual en 1520 volverá a Murcia para iniciar la decoración de algunos espacios del altar mayor -por los cuales recibe dos pagos entre 1520 y 1525- y para realizar su segunda gran obra sobre tabla, la Adoración de los pastores de la catedral de Murcia. 

La carrera de Hernando de Llanos en Murcia será breve, su vida se apagará en 1526, a una edad aproximada de cincuenta años. Un documento de tutela de su hijo Melchor de Llanos a cargo de su hermano y aprendiz Andrés de Llanos lo declara difunto antes del dicho año. A pesar de los pocos ejemplos conservados -y probablemente realizados- la presencia de Hernando en Murcia dió origen a una generación de pintores capitaneada por Andrés de Llanos que marcará las pautas de la pintura en la antigua Diócesis de Cartagena hasta su total agotamiento en la década de 1570.

Pablo López Marcos

Museo Municipales de Florencia

Un equipo de investigación de la UMU descubre y recompone un retablo inédito del siglo XVI

Los diferentes elementos artísticos se encontraban dispersos entre el Museo de Arte Sacro de Orihuela y los almacenes del centro museístico de la catedral de la misma ciudad. 

Investigadores de la Universidad de Murcia (UMU) reconstruyen un retablo inédito, a partir de varias piezas que no tenían, aparentemente, relación entre sí.

Las características de la talla y la ornamentación, junto con el estilo de la pintura han podido determinar que se trata de una obra perteneciente al Renacimiento, y que tiene paralelismos en cuanto a talla y composición con el retablo de la iglesia de Santiago de Jumilla. 

“El valor histórico, artístico y cultural del conjunto, junto a la escasez de piezas conservadas de este momento histórico en el sureste español hacen que este hallazgo sea de gran relevancia para conocer mejor el arte de la pintura del Renacimiento en nuestro territorio” afirma Mariano Cecilia, investigador de la UMU.

Este hito ha sido posible gracias a una colaboración entre investigadores de la UMU y del Museo Diocesano de Arte Sacro de Orihuela. 

Mariano Cecila Espinosa, profesor del Departamento de Historia del Arte de la UMU, ha sido el coordinador de este proyecto en el que se han involucrado también los doctorandos Pablo López Marcos y Samuel Nortes Pérez que pertenecen al equipo de investigación de Arte, Cultura Visual y Patrimonio y al Centro de Expertizaje de Obras de Arte de la Universidad de Murcia (CEARTUM)

Tras realizar un análisis de las obras que se encontraban dispersas en los almacenes del Museo de Arte Sacro y en la Catedral de Orihuela, los investigadores analizaron y catalogaron varias piezas que tenían en sus marcos unas molduras decorativas con los mismos motivos ornamentales. Tras ello, compararon las distintas pinturas de esas piezas y llegaron a la conclusión de que habían sido realizadas por un mismo autor.

Características de la obra

Gracias a ese análisis se pudo formar la cornisa del retablo, que se compone de un marco de madera tallada, policromada y dorada, que tiene dos columnas corintias talladas. También el banco del retablo, donde están representadas las figuras de Santa Teresa de Jesús, San Antonio de Padua, Santo Domingo de Guzmán o San Cayetano y San Martín Obispo. El conjunto también se compone de dos pinturas laterales con imágenes de distintos santos y santas y la tabla central que muestra una escena de la Anunciación de María, coronada por el ático del retablo donde se encuentra la imagen de Dios, todo ello pintado en óleo sobre tabla.

Posible autoría

Los investigadores están analizando los documentos del archivo de la Catedral de Orihuela para determinar su autoría. De momento barajan la hipótesis de que el marco fuera tallado por los escultores Ayala, pertenecientes al mismo periodo histórico y que se encontraban activos durante el último cuarto del siglo XVI en las zonas de Orihuela y Murcia. Otra de las teorías es que la pintura podría provenir de manos de Artus Tizón, pintor renacentista que participó en la elaboración del retablo de la Capilla de los Lozano, de la ya nombrada iglesia de Santiago (Jumilla).

Texto: Unidad de Cultura Científica de la Universidad de Murcia.

El Arte en la Diócesis de Orihuela – Alicante

Este proyecto tiene como objetivo principal la divulgación de los resultados de las investigaciones que realiza el Grupo de Investigación en Historia del Arte del Museo Diocesano de Arte Sacro de Orihuela, cuyo objeto de estudio es el patrimonio histórico – artístico y cultural de la actual Diócesis de Orihuela – Alicante, los antiguos territorios de la Gobernación y Obispado de Orihuela, en el amplio abanico temporal que abarca desde la Reconquista cristiana a la Edad Contemporánea.

Blog de Investigación y Divulgación Científica

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search